Interesante entrevista de enviado Clarín al Willy en Inglaterra - Toda la Actualidad de Tu Ciudad

Actualidad (6)

Cultura
Deportes
Gobierno
Historia
in
Interés General
Policiales
Servicios
Sociales

Interesante entrevista de enviado Clarín al Willy en Inglaterra

El arquero, formado en Boca, pasó del Manchester City al Chelsea a los 35 años.

El primer día de este julio sucedió la noticia: el Chelsea -impecable campeón de la Premier League y finalista de la FA Cup- anunció oficialmente la contratación de Wilfredo Daniel Caballero. A los 35 años, despedido con aplausos de su valioso paso de tres temporadas por el Manchester City, Willy llegaba a Los Azules, al club de Roman Abramovich.

-¿Te sorprendió?

-Sí. Es un club muy grande, el campeón. Que esté interesado en mí me hace sentir vigente, bien.

-¿Por qué creés que a los 35 años te siguen contratando equipos de la élite del fútbol mundial?

-Acá, en el fútbol inglés, todos están muy al tanto de cómo trabaja cada uno. Creo que tiene que ver con el respecto, con la conducta, también con el rendimiento cuando me tocó jugar. Igual, tengo claro que yo siempre fui y sigo siendo un laburante del fútbol. Vi pasar a muchos arqueros que tenían más condiciones, pero quizá no tuvieron tanta continuidad o carrera porque les faltó eso...
-¿Cuál fue la primera impresión respecto del Chelsea?

-Me gusta mucho el club. No digo que sea como una familia, pero hay gente que lleva mucho tiempo trabajando acá y todos se conocen. Además, lo más importante: me encontré con un lindo plantel, agradable.

-¿Y la ciudad, Londres?

-Todavía no recorrí mucho. La conozco de viajes anteriores. Pero indudablemente es una gran ciudad. Tiene todo.
Willy -como le dicen todos desde los tiempos de pibe- nació y se crió en Santa Elena, Entre Ríos. Una localidad de 17.883 (de acuerdo con el censo de 2010) que, según cuenta el protagonista, vivió del frigorífico hasta fines de los noventa. "Era uno de los más grandes de Sudamérica", dice. En esos tiempos, Caballero jugaba al fútbol y al básquet. Era mediocampista. No le encantaba ir al arco. Pero su altura y la herencia de su padre Carlos Alberto (arquero en el equipo del pueblo) marcaron el rumbo. A los 14 años ya estaba en la pensión de Boca. "Fue un cambio muy fuerte. Es duro alejarte de tus viejos, estar tan lejos, convivir con chicos que llegan desde otros lugares. Extrañaba mucho. Pero sirvió esa experiencia. Fue como crecer mucho de golpe", le narra a Clarín desde la capital de Inglaterra, allí donde está comenzando -más de dos décadas después- su décimotercera temporada en el fútbol de Europa.

De su camada en aquellos tiempos de Casa Amarilla también asomaron al fútbol grande Esteban Herrera _"El Pollo", como le dice Caballero-, Christian Giménez -"Chaco"-, José María Calvo -"El Pampa"- y Nicolás Burdisso. Iba al colegio, en Vicente López, con Sebastián Battaglia. En simultáneo, se lucía en los juveniles: fue campeón mundial Sub 20 en 2001, de local. "Aquel era un equipazo. Había excelentes jugadores y se preparó ese torneo durante tres años". Javier Saviola fue goleador récord, Andrés D'Alessandro y Maximiliano Rodríguez surgieron como perfectas revelaciones. En el arco, Willy era una garantía.

En Boca no tuvo muchas oportunidades: adelante estaban primero Oscar Córdoba y luego el Pato Abbondanzieri, dos de los arqueros más influyentes de la historia del club de La Ribera. "Lo importante cuando pasa eso es aprender de los otros, de los que les toca atajar", comenta.

En 2005, pasó a Elche, estuvo a préstamo en Arsenal de Sarandí y volvió al club de Alicante. Pasó del fútbol argentino a la segunda división de España. "Era otra cosa. Sobre todo en cuanto a la expectativa. En Boca había que ganar todo y salir campeón; y en el Elche la presión era otra, muy distinta. Si bien había que ascender, porque era el objetivo, se vivía de otra manera. Más tranquilo. Otra ambición. Otra pasión". Tuvo continuidad. Y dio un paso grande, luego de cuatro campañas y media: lo contrató Málaga. El mejor momento estaba por comenzar.

-¿Cómo fue aquella etapa?

-Increíble. Se armó un plantel muy bueno, con las inversiones de los árabes (del jeque qatari Abdullah ben Nasser Al Thani). Y el equipo comenzó a protagonizar. Fue el mejor momento de la historia del club. Haber clasificado a la Champions era como salir campeón.

-Y en la Champions fueron la revelación...

-También. Ganamos el grupo, llegamos hasta los cuartos. Fue una temporada muy alocada. Los hinchas disfrutaban sólo con estar en Europa y el equipo ganaba y ganaba...

-¿Y cómo era ese vínculo con la gente?

-Muy lindo. Gente muy cariñosa, demostrativa.

-¿Volvés seguido?

-Sí. Es una ciudad hermosa. Tenés playa, montaña, luz todo el año. Y se vive con mucha alegría.

-¿Te recuerdan por aquellos años compartidos?

-Sí. Y te demuestran que disfrutaron mucho de aquellas campañas.

En la puerta cinco del estadio La Rosaleda hay un nombre de un argentino: Sebastián Viberti, cordobés, mediocampista de Huracán. "Un tipo muy querido en Málaga. Lo recuerdan mucho", dice Caballero, otro argentino que cosechó cariño en la Costa del Sol.

-¿Ahí encontraste tu lugar en el mundo?

-Sí. Cuando me retire iré a vivir a Málaga. Me hicieron sentir muy bien.

Aquel fue el mejor momento de su carrera. Estableció el récord de imbatibilidad en el arco del club (igual que en las inferiores de Boca). Se comentaba, en esos días, la posibilidad de su convocatoria en el plantel mundialista de 2014. No se dio. "Tenía continuidad, estaba muy bien. Pero no fui citado. Creo que merecía una oportunidad en ese momento", recuerda.
Manuel Pellegrini, su entrenador en Málaga, se lo llevó con él al Manchester City. De la revelación de España a un nuevo rico de la Premier League.

-¿Cómo fue aquel salto?

-Cuando me llamó Pellegrini ni lo dudé. En el Málaga las cosas ya no estaban bien por la salida de los árabes. Y esta era una oportunidad grande.

-¿Con qué te encontraste?

-Con un equipo que siempre se armaba para estar arriba, para protagonizar. Era también la posibilidad de volver a sentir aquello que había aprendido en Boca. Esa necesidad de ganar siempre.

Cuenta sobre Manchester, la ciudad: "Es muy organizada. Todo está siempre en orden, con excelentes servicios. Eso sí: es una ciudad cara. En cuanto a la gente: me resultó muy educada, muy cordial".

-En el City viviste un día mágico: la final de la Copa de la Liga , frente a Liverpool. ¿Cómo fue?

-Sucedió como si yo hubiera escrito el guión. Pellegrini me mantuvo en el arco a pesar de las presiones para que atajara (Joe) Hart. Empatamos. Fuimos a los penales. Y logré atajar para que el equipo fuera campeón. Fue como un sueño. También una victoria de Pellegrini, quien confió. Un gran recuerdo.
-Compartiste plantel con muchos cracks. ¿Quiénes fueron los que más te asombraron?

-(piensa)Y... Por su talento: Román (Riquelme), Cazorla, Isco y Yaya Touré.
Por Waldemar Iglesias

Cuenca Oscar - Santa Elena Entre Ríos

Toda la información de la localidad de Santa Elena, está aquí.

Start typing and press Enter to search